Este año, la rica ciudad italiana de Milán ha celebrado su Exposición Universal de manera exitosa y con una enorme variedad de pabellones y eventos que han deleitado a todos los millones de visitantes que han asistido a esta memorable cita. Desafortunadamente, la Expo 2015 está llegando a su fin y cerrará sus puertas el próximo 31 de octubre. Por esta razón, es tiempo de hacer un balance y destacar lo mejor que ha traído este importante evento mundial.

Pabellón de Japón

Si se le tuviera que dar un trofeo al mejor pabellón de la Expo 2015, muchas personas estarían de acuerdo en decir que el primer puesto (de lejos) se lo lleva Japón. Con una muestra tecnológica que ha dejado con la boca abierta a todos sus visitantes y que resalta de manera peculiar las costumbres culinarias del país del sol naciente, el pabellón de Japón ha brillado con luz propia.

El Made in Italy

Lógicamente, la industria italiana ha tenido un puesto de lujo en la Expo 2015. La zona del bel paese ha incluido diversos pabellones para cada una de las regiones italianas y varios puestos de exposición que resaltan lo mejor del Made in Italy. A este respecto vale la pena mencionar la sugestiva Piazzetta del Vetro en donde la gente puede descubrir las tendencias y técnicas de tratamiento del vidrio de la mano de grandes protagonistas como Bormioli Rocco famoso por su producción de envases farmacéuticos y cosméticos de alta calidad.

Pabellón de las Naciones Unidas

La vista a la Expo 2015 inicia con una visita al pabellón cero que en realidad es el pabellón de las Naciones Unidas en donde se destaca la arquitectura de las estructuras y un sinnúmero de imágenes que invitan al visitante a reflexionar acerca de la relación que existe entre el medio ambiente y la producción mundial de alimentos.

El Árbol de la Vida

Concebida bajo el lema "Alimentar el planeta. Energía para la Vida", la Expo 2015 ha mostrado grandes proyectos en torno a dicha idea. Uno de ellos, es el denominado Árbol de la Vida, una escultura de 37 metros de altura situada en medio de un lago artificial que se encuentra rodeado de un gran espacio al abierto en donde la gente se puede relajar. Se trata de una instalación interactiva diseñada por Marco Balich que cada noche ha cerrado la Expo con maravillosos juegos de agua y luces de colores.

Pabellón de Alemania

Otro pabellón que ha dejado a más de uno con la boca abierta es el pabellón de Alemania. Al igual que el de Japón, el pabellón alemán se ha destacado por su ingrediente tecnológico y por una idea de design que ha sabido capturar a la perfección el tema ambiental que define a la Expo 2015. Entres lo más destacado se encuentran sus árboles solares que alimentan la energía del pabellón en las noches.

Además de lo anterior, se han también destacado los pabellones de Francia, Chile, Corea del Sur, Israel y Brasil. Sin embargo pabellones de países más pequeños como Angola y Ecuador también han dejado muy en alto el nombre de sus países. En líneas generales, la Expo 2015 ha sido un evento extraordinario que vale la pena visitar. Si tienes la oportunidad de ir, ¡no dejes de hacerlo!