Iran: EE.UU carece de espacio en Medio Oriente

Irán afirmó hoy que en Medio Oriente no hay lugar para Estados Unidos, y calificó de "gran metedura de pata" la sistemática política de hostilidad con el propósito de destruir la revolución islámica.

En una serie de declaraciones por separado el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Alí Akbar Salehi, el presidente del parlamento (Majlis), Alí Larijani, y el portavoz de la cancillería, Ramin Mehmanparast, reprobaron la actitud de Washington contra Teherán.

Mehmanparast destacó que la resistencia de las autoridades de Irak a conceder inmunidad judicial a los militares norteamericanos obligó al presidente Barack Obama a anunciar la retirada total de sus tropas del país mesopotámico antes de que finalice 2011.

Esa decisión, opinó el vocero, se debió también a la creciente ola de despertar islámico en Medio Oriente que "ha dejado a Estados Unidos sin lugar donde permanecer".

Remarcó que el gobierno norteamericano "considera cualquier voz que no sea la suya como antidemocrática y promotora del terrorismo, por lo tanto combate los movimientos de liberación y revoluciones populares con sanciones, fuerza, guerras y propagando mentiras".

Por su lado, el presidente del Majlis señaló que son evidentes las políticas antagónicas de la Casa Blanca contra la República Islámica y advirtió que si crea problemas a Irán, "ciertamente le acarreará altos costos por el esfuerzo".

Insistió en que Obama no debe asumir que es libre de hacer lo que desea y opinó que su gobierno se sintió mortificado por las recientes revueltas en África del norte y Medio Oriente, de ahí que "busque generar fricciones entre países de la región mediante varios ardides".

Larijani instó a países árabes del Golfo Pérsico, en particular a Arabia Saudita, a ser cautelosos respecto a los complots norteamericanos para sembrar discordia, luego de la denuncia de un supuesto plan iraní para asesinar al embajador saudita en Washington.

Asimismo, el canciller Salehi deploró la influencia negativa que -dijo- se empeña en ejercer Estados Unidos sobre la Unión Europea para dañar sus lazos con Teherán, y urgió al bloque comunitario a adoptar una "política exterior independiente" en varios temas candentes.