El hecho ocurrió en un colegio de Florencia Varela. Las víctimas fueron asistidas por médicos de un servicio privado de emergencias


A lo Boca | Tiró gas pimienta y evacuaron la escuela



Alumnos de un colegio de Florencio Varela debieron ser evacuados y atendidos por médicos luego de que un estudiante arrojara gas pimienta durante el cambio de turno.
El ataque ocurrió este lunes al mediodía en el Instituto Santa Lucía, ubicado en avenida Juan Domingo Perón 3750. Según explicaron, cuando se retiraban los jóvenes del turno mañana e ingresaban los de la tarde, alguien arrojó la sustancia en un sector cerrado de la puerta de entrada que intoxicó a una decena de estudiantes.
"Ocurrió en un pasillo que se encuentra al lado del salón de usos múltiples y el gimnasio. Sospechamos que fue un alumno de los cursos más grandes del turno mañana, que arrojó el gas pimienta cuando se retiraba del colegio", indicó a DIARIO POPULAR Alejandro Suárez, padre de una alumna.
Tras el ataque, las víctimas fueron asistidas por médicos de un servicio privado de emergencias, así como también por profesionales del Municipio de Florencio Varela que se desempeñan en el SUM (Servicio de Urgencias Médicas).
"Los chicos fueron asistidos en el parque de la escuela. A los que estaban más afectados les colocaron máscaras de oxígeno. La mayoría sufrió inflamación en los ojos, dificultades para respirar y picazón en la garganta", detalló Suárez.
"Mi hija -agregó el hombre- sintió molestias y rápidamente salió al patio, porque el año pasado ya habían arrojado gas pimienta".
Antecedente
Durante el ciclo lectivo anterior, un alumno arrojó la sustancia dentro del aula y afectó a varios de sus compañeros. En esa oportunidad, a diferencia del caso reciente, el agresor fue identificado, aunque no fue expulsado del colegio.
"Los padres que fueron a buscar a sus hijos estaban indignados y, me incluyo, pedimos la expulsión del responsable, para que esto no se vuelva a repetir", exclamó Suárez, quien opinó que los autores de la pesada broma "se inspiraron" en lo ocurrido el pasado jueves, durante la revancha por la Copa Libertadores entre Boca y River.